miércoles, 1 de mayo de 2013

Una editorial me ha rechazado un manuscrito

     Una novela llena de ingenio, poesía y humanismo ha sido rechazada por una editorial a la que envié el manuscrito. Según el editor, pese a su calidad (¿de verdad lo pensaba en serio o es lo que se dice siempre para protegerse del amor propio de los escritores?), tenía errores de estructura y no superaba en calidad a otras novelas que había elegido para su publicación. Yo me pregunto dónde se dictan las leyes sobre la estructura de las novelas y cómo está este editor tan seguro de que mi novela no supera en calidad a las otras si el arte no es ni fabricación de muebles ni de electrodomésticos. De Proust opinó un editor que no sabía redactar, de modo que, a mí, demasiado bien me ha ido con él.
     Es posible que la edite en Bubok. Me niego, desde luego, a pensar que esta novela no sea una obra maestra y los motivos de que no se edite forman parte de esa clase de mundo del que siempre me he distanciado, lo que ha forjado mi personalidad y mi estilo, que despiertan el interés de los despiertos y eso por algo será.
     Es difícil realmente que yo encuentre una editorial de la forma en que escribo, obedeciendo solo a mi corazón y luchando contra la inercia de la sociedad, donde predomina un egoísmo sin esperanza y una fría fe en el realismo pesimista. El único realismo, la única forma lúcida de analizar mi entorno material que yo concibo es el más riguroso idealismo; creo en el corazón de los hombres, creo en la necesidad de despertar las emociones de mis semejantes, creo en la capacidad transformadora del amor: el amor todo lo puede. Creo en la generosidad, fuente de toda felicidad. No creo que entregarse a las doloridas lamentaciones por el mundo injusto en que vivimos sea una actitud muy bondadosa ni generosa con la humanidad. El pesimismo es lo más fácil pero no arregla este mundo.
     Sin duda mi novela acabará siendo publicada en Bubok, una autoedición más al modo de lo que puede hacer el más gris de los escritores, yo que me empeño en alcanzar la perfección en todo lo que escribo y que no concibo publicar nada que no muestre talento sobradamente. No escribo empleando mi erudición sino mi corazón, cosa que a los editores quizá no les guste porque tienen más de lo primero que de lo segundo. Es su negocio, allá ellos y su alma.

4 comentarios:

  1. primo encontraras editorial y se que será pronto

    ResponderEliminar
  2. Sí, pero abuela no tengo y por eso me tengo que alabar yo, prima XDD

    ResponderEliminar
  3. sigue intentando...Se que se siente, hace poco me rechazaron un artículo científico

    ResponderEliminar
  4. sigue intentando...Se que se siente, hace poco me rechazaron un artículo científico

    ResponderEliminar

¿Quieres ponerte en contacto conmigo?
Enviame un email a:
lacasaagramatical@gmail.com

O sigueme en:
fb youtube